Santiago del Teide, variedad paisajística tinerfeña

Acantilados y vistas privilegiadas de Tenerife y La Gomera

Al oeste de la isla de Tenerife se localiza el municipio de Santiago del Teide. Destaca en este bello rincón canario una espectacular orografía. Comprende variadas altitudes, desde la acantilada línea de costa hasta una altura máxima de 2.674 metros en el Cerro de las Chajoras. El principal de sus 9 núcleos de población, y que le da nombre, se encuentra a la inusual altura, para una localidad tan cercana a la costa, de 930 metros sobre el nivel del mar.

La división territorial de la isla de Tenerife en 31 municipios reparte los 342 km del perímetro isleño entre estas entidades locales. Solo 3 municipios de los 31 no disponen de un límite marítimo para la superficie que ocupan. A 76 kilómetros de la capital, en Santa Cruz de Tenerife, Santiago del Teide ocupa escasamente 11 km en este reparto del litoral.

La costa cumple en estas entidades locales las funciones de abastecimiento de recursos naturales y comunicaciones esenciales para su vida económica. El turismo de sol y playa ha renovado e impulsado este valor otorgado por la geografía. En Santiago del Teide, además, pueden disfrutarse espacios marítimos de especial singularidad y belleza como puede ser la playa de los Gigantes.

La geografía y las divisiones de los primeros pobladores guanches vigentes en el siglo XV explican muchas de las demarcaciones actuales. Para Santiago del Teide por su excelente posición y altitud cuenta con vistas únicas de la isla de Tenerife y la vecina isla de La Gomera.

En una reducida superficie de 56 km cuadrados agrupa una colección muy completa de parques y espacios naturales protegidos. El Parque Nacional del Teide es una de las vistas inolvidables al que llevan los caminos y accesos desde Santiago del Teide. También hay que citar el Parque Rural de Teno, el Parque de Laseras y la Reserva Natural Especial del Chinyero.

Están señalizados rutas y senderos que permiten contemplar lugares de especial belleza que ofrecen una perspectiva única de la isla de Tenerife. Destaca especialmente el que comienza en Roque de Arguayo hasta la población de Santiago del Teide. Esta ruta también conocida como camino real retrotrae al viajero a los primeros pobladores guanches que lo transitaron.

Santiago del Teide encierra una sinopsis de la geografía y la historia de la isla de Tenerife. Desde la maravillosa Playa de la Arena o desde el acantilado de los Gigantes hasta las inmediaciones del Teide el municipio mantiene un testimonio en edificaciones, museos y manifestaciones culturales que conforman la memoria de la isla.

Instalaciones turísticas bien dimensionadas y variadas

La isla de Tenerife aporta al turismo canario la isla de mayor superficie y población. Además dispone de modélicas instalaciones en grandes infraestructuras hoteleras. Allí se atienden anualmente a millones de visitantes internacionales con gran repercusión en touroperadores ingleses y alemanes.

La variedad paisajística tinerfeña se ve fortalecida en Santiago del Teide por una oferta única de lugares de interés para cuyo disfrute puede elegirse entre varias opciones. Bien tomando alojamiento en hoteles a pie de playa o en casonas históricas perfectamente habilitadas para la función hotelera. En todos los casos cumplen con los requerimientos más exigentes del dinámico sector turístico.

La tranquilidad de una pequeña población isleña favorece la satisfacción en las experiencias conducentes a conocer un destino turístico muy demandado. El ambiente hospitalario y acogedor dado por la escala humana de núcleos de población históricos permite una nueva perspectiva de cualquier actividad deportiva, cultural o recreativa. También ofrece una mayor cercanía con la historia y las tradiciones tinerfeñas.

Las fiestas, gastronomía y la vida cotidiana sociedad local se expresan en Santiago del Teide con una fuerza especial que atrapa al viajero con imborrables impresiones y recuerdos.Tenerife tiene en este municipio costero y de elevado perfil orográfico uno de sus destinos más emblemáticos.